Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

25.5.11

Vendo mi alma

Pienso en lo que pudo haber sido y no fue, me embargan la pena y la desesperanza.
Siento un vacío en el alma, ese trocito de mi alma que te has llevado y ahora posees, muerta. Ese trocito de tu alma que yo me he quedado pero que no quieres que sea para mí, y lo conservo, vivo, por desgracia.
Llega la noche, y me visitan el horror, los pensamientos que giran en torno a ti en un laberinto interminable y sin salida, me acompañan las lágrimas en un infinito torrente de tristeza, y lloro; no puedo dejar de llorar, dejar de sentir; cómo me gustaría poder dejar de sentir. convertirme en un ser insensible como tantos otros, eso anhelaría yo ahora mismo.
Sin embargo, no es algo que yo desee, déjame sentir, déjame sufrir, es mi manera de defender mi forma de ser, mis sentimientos, mi corazón destrozado, abierto de par en par. 
Tenía algo malo, que se convirtió en bueno y sin embargo ya nada queda, solo un maldito desierto frío, el desierto de tu olvido (qué poético...).
Te amé con locura, y te seguiría amando si mi corazón no estuviera roto de dolor, herido de muerte.